NACHO MULERO – Sábado 20 de noviembre – 19 horas

PONENCIA:

«Detrás de la cuerda»

Tras más de 10 años de escalada, nos habla de cómo es su evolución profesional, personal y el estilo de vida, teniendo un papel muy importante La Pedriza.

CURRICULUM:

Nacido en Madrid en noviembre de 1989, desde pequeño siempre estuve muy ligado al mundo de
la montaña, pero no sería hasta finales del 2007 que conociera la escalada. Decidí hacer un curso
de iniciación para conocer este deporte. Eso es algo que a día de hoy no se si fue buena idea… ya
que desde ese día me enganché a este deporte tanto que me llevó a dejar todo lo que hacía. Como
cualquier deporte o actividad que haces con pasión, te consume mucho tiempo, y decidí aparcar
mis estudios universitarios y me estilo de vida para dedicarme plenamente a la escalada.

Prácticamente, los 365 días del año los paso viajando, tanto nacional como internacionalmente,
conociendo paisajes, lugares y personas únicas. Al año escalo una media de 245 días. Toda la
escalada que practico siempre es en el medio natural, en la roca, es lo que me llama y lo que me
gusta. El resto del tiempo siempre me gusta invertirlo en cosas relacionadas con la escalada.
Exploración de nuevas zonas, equipamiento de vías, limpieza de bloques…

Durante toda mi vida como escalador, me ha gustado ir combinando muchas de las disciplinas que
se pueden practicar. Siempre intento estar en un nivel alto en todas ellas, cosa que ahora mismo es
muy difícil, porque existe mucha especialización en los tipos de escalada. Mi estilo de escalada
siempre se ha centrado un poco en escaladas fuera de lo común, estilos diferentes a lo que la
gente está habituada hacer. Lo que me atrae de las cosas que escalo es la estética y la calidad de las
líneas.

Al estar siempre en el medio natural, me siento muy cercano a él y me gusta contribuir a su
conservación. Intento siempre enseñar a la gente que, con pequeñas acciones de todos, podemos
conseguir una mejor conservación del medio en el que vivimos.